viernes, 27 de junio de 2014

TP1: Comunicación Rapsodia


 “Rapsodia nace en Agosto de 1999 en Buenos Aires, Argentina, de la mano de Sol Acuña, Josefina Helguera y Francisco de Narváez. Desde sus orígenes, Rapsodia se crea con una impronta muy propia y distintiva. Su estilo bohemio, romántico y rockanrolero recrea una propuesta ecléctica que fusiona innumerables estampados, con una variada gama de texturas y colores. Cada colección encuentra inspiración en diferentes culturas y décadas, en el arte, en la música y viajes por el mundo, que indudablemente marcaron su identidad libre, aventurera y ultra femenina.”
Desde sus orígenes, Rapsodia surgió con una impronta muy delineada y distintiva. De aires bohemios, fusiona lo tribal con elementos románticos y del rock ‘n’ roll, resultando en una propuesta ecléctica con innumerables estampados, texturas y colores. Cada colección destaca por su inspiración en diversas culturas y décadas, en el arte, la música y los viajes por el mundo.
Josefina Helguera y Sol Acuña crearon el “Libro Violeta”, un business plan que se convirtió en la “piedra filosofal” de Rapsodia: con este libro nació la marca, ahí la imaginaron y la soñaron. Les ayudó a darle forma al proyecto, desde la estética, hasta los colores y los olores. “Cada rincón de Rapsodia tiene un desarrollo en este libro”, afirma Sol. “Es la inspiración y es el camino, siempre”. (Fuente: Quien.com)
Para definir su público objetivo, crearon a Azucena, el reflejo de su clienta ideal, y la imaginaron una mujer libre, segura de sí misma, que le gusta experimentar y vestir las últimas tendencias, pero siempre en colores y textiles alegres y atractivos, como los de Oriente.
“En definitiva, nos preguntamos qué ropa querés hacer, cómo la querés vender y qué le querés dar a Azucena, nuestro cliente target imaginario. Y entonces escribimos que queríamos que Azucena compre en un lugar que fuera como su casa, que tenga su probador grande, que se vea en un espejo divino, que la chica de ventas sea una amorosa, que la deje mirar todos los percheros, y que si necesita asistencia esté a su servicio; si necesita estar sola que esté sola.” (Fuente: Apertura.com)
Su diferenciación con respecto a otras marcas del mercado está dada por ser la única empresa importadora de materias primas provenientes de Asia, por ende cuenta con una propuesta diferente en cuanto a telas. Otros atributos distintivos de Rapsodia radican en su excelente calidad en los productos ofrecidos y en el diseño, mezcla de étnico y urbano de la marca. Sus locales representan la identidad de la marca que se encuentra directamente ligada a la esencia y a su vez, a la imagen con una coherencia fiel y ya consolidada. La elección de una década como los 70’s para trabajar sobre sus diseños la separa del resto, convirtiéndola en pionera dentro de este estilo.
En cuanto a la cultura, analizando la dinámica de trabajo desde los puntos de venta, cuenta con un importante número de vendedoras capacitadas y entrenadas en el asesoramiento de imagen, donde prima el buen clima y la amabilidad en la atención. Con respecto a la responsabilidad social empresarial, Rapsodia patrocina ocho entidades solidarias que abarcan desde programas de inserción laboral, talleres de capacitación en la confección, hasta un cuidado en el proceso productivo, velando por los derechos humanos de los trabajadores.


En los medios gráficos, centran su estrategia de comunicación en sus diseñadoras, quienes tomaron un protagonismo absoluto y representan en su modo de vida a la consumidora de Rapsodia. La comunicación se fundamenta con entrevistas a ellas, tanto en aspectos relacionados exclusivamente con la marca, así como también, respecto a sus vidas personales, que ya son públicas. La marca comunica un estilo de vida, no solamente moda. También Rapsodia aparece con las campañas gráficas de sus temporadas y a su vez, mediante la presencia en producciones de moda de los medios más resonantes del país.

J. W. Anderson: un próximo gigante


url.jpg

Jonathan William Anderson nació en 1984 en Magherafelt, Irlanda del Norte. Soñaba con ser actor, para lo que hizo un par de cursos y se matriculó en el Studio Theatre de Washington. En su segundo año de carrera, estuvo encargado del vestuario de la obra ‘Sueño de una noche de verano’, de William Shakespeare, y ahí fue cuando se enamoró de la moda para siempre.
Se graduó en el London College of Fashion y en 2008, decidió crear su propia marca, tras colaborar con Manuela Pavesi en Prada. Empezó haciendo moda masculina para, dos años después, meterse de lleno en el diseño de prendas de mujer.
Es un ferviente defensor de lo unisex. Sus colecciones con toques femeninos para ellos y masculinos o directamente asexuados para ellas son su sello personal. Alguna vez afirmó para Vogue: “a la hora de diseñar, para mí no hay diferencias entre hacerlo para hombre o para mujer”.
url.jpg

Su particular forma de entender la moda le valió varios reconocimientos: un premio al diseñador emergente del año en los British Fashion Awards; una colección Crucero 2014 para Versus (de Versace) sucediendo a Christopher Kane; otra para Topshop y, el más importante, un puesto como diseñador estrella en la tradicional firma española Loewe. “Por su capacidad para transformar la tradición en una visión excitante para el presente, era además perfecto como director creativo de Loewe” aseguró en el comunicado oficial Pierre-Yves Roussel, presidente y  consejero delegado de la división de moda del grupo LVMH.
Su primera colección de moda masculina para Loewe saldrá a la luz a finales de este mes, mientras que su desembarco en el prêt-à-porter femenino será en la Semana de la Moda de París en septiembre. Una nueva era comienza para la casa española y ya lo reflejan en su renovado logo.
url.jpg

Testino en MALBA

critica-de-la-apariencia-02.jpg
En el marco de la exposición In Your Face del afamado fotógrafo de moda Mario Testino, el Museo de Arte Latinoamericano MALBA organizó un encuentro dentro de Malba Educación al que tuve la oportunidad de asistir. El debate llamado Crítica de la Apariencia entre la Moda y el Espectáculo, realizado el lunes 12 de mayo, estuvo a cargo de Susana Saulquin, socióloga de moda, y Eduardo Grüner, sociólogo, ensayista y crítico cultural, con Adrián Cangi como moderador. El propósito del encuentro radicaba en abordar cuestiones vinculadas a la sociología de la moda y la tradición estética, para dar cuenta de una crítica de la imagen como relación entre apariencia y mercancía. El debate tomaba a la exposición de Mario Testino como punto de partida, analizando la implicancia de su obra en la sociedad actual. Se tomaron estas grandes producciones de moda como reflejo de ciertos segmentos sociales para evaluar su mensaje en el tiempo.

Con respecto a las repercusiones de la muestra en sí misma, fueron muy positivas. La agencia de prensa a cargo de la convocatoria y la prensa fue el motor para que los resultados fueran incluso más de lo esperado. Antes de la inauguración al público, el Grupo Mass convocó a la prensa especializada y a celebrities locales, que luego aparecieron en diferentes medios promocionando de esta manera la muestra. El público respondió de manera intensa, ya que el mundo de la moda, según aprecia la común denominador, es más permeable que el del arte.

Valentino, el último emperador